Síntomas Y Tratamiento De Una Herida Infectada

Una herida que parece de escasa importancia puede llegar a convertirse en una herida infectada en poco tiempo. Aquí tienes algunas claves que te ayudarán a saber si una herida se está infectando y qué hacer al respecto.

Síntomas de una herida infectada

Enrojecimiento de la zona

Esto indica que algo sucede en el lugar donde se encuentra la lesión. Cuando los glóbulos blancos de la sangre aparecen, el área afectada siempre se enrojece.

Está caliente al tacto

La afluencia de glóbulos blancos de la sangre se traducirá no sólo en el enrojecimiento local, sino también en el aumento del calor en la zona.

Hinchazón

Puedes tener un aumento de líquido en la herida. Esto es debido a la acumulación de glóbulos blancos que tratan de combatir la infección que se ha producido. Las bacterias también pueden provocar esta acumulación de líquido y hacerte sentir dolor y rigidez en el lugar donde tienes la herida infectada.

Pus

En su empeño por eliminar las posibles bacterias, el cuerpo puede producir pus en la zona. Éste puede ser de color amarillento e incluso oler mal. Sin embargo, la formación de pequeñas bolsas de líquido transparente en la zona de la herida mientras se cura forma parte del proceso normal de recuperación de la misma.

Fiebre

Si la infección se ha prolongado durante bastante tiempo, puedes tener fiebre.

Herida infectada: síntomas

Tratamiento de una herida infectada

Una herida infectada requiere del tratamiento adecuado, ya que puede desembocar en problemas mayores si no se cura bien. Por un lado, la infección se puede propagar desde la herida inicial a través del tejido cutáneo y alcanzar capas más profundas de la piel. Por otro, si no atiendes la herida en absoluto, podría suceder que la infección llegase hasta el torrente sanguíneo, produciendo septicemia, una infección muy grave que requiere de hospitalización y que es potencialmente mortal.

Si te has hecho una herida y crees que podría estar infectándose, aquí tienes algunos consejos para su tratamiento.

Desinfecta la herida

Si te has hecho un rasguño o una herida, puedes desinfectarla con un preparado de yodo para evitar que la herida se infecte.

Cubre la herida con un vendaje o una tirita

Aunque no siempre es necesario vendar una herida, si está abierta, es demasiado profunda o está expuesta a roces con la ropa puedes ponerte una tirita o un vendaje para protegerla.

Consulta a un médico

Aunque te desinfectaras la herida en casa, una vez desarrollada la infección necesitas atención médica especializada. Si es necesario, el médico tomará una muestra del pus para someterlo a las prueba pertienentes.

Toma antibióticos

Si el corte no es profundo, el médico puede prescribirte antibióticos orales para cortar la infección.

Incisión y drenaje de la herida

Si un corte se cura y se infecta posteriormente, el médico puede tener que abrirlo y limpiar la zona de la infección a fondo. Cuando la infección es muy grave, los antibióticos por vía intravenosa te pueden ayudar.

Cómo curar una herida infectada

Una simple herida puede terminar en infección si no se cura adecuadamente. En el caso de que observes algún síntoma de que esté infectada, consulta a tu médico para que pueda prescribirte el tratamiento que necesitas.

Etiquetas:,

Escribe Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *