Qué Es La Vitamina D Y Para Qué Sirve

Presentar unos niveles bajos de vitamina D empieza a ser común, incluso en los países mediterráneos. Es una clara señal de que tomamos poco el sol.

Hasta hace poco, la vitamina D se relacionaba exclusivamente con la salud ósea, al favorecer la absorción del calcio y prevenir el raquitismo. Actualmente se han identificado nuevas acciones, ya que actúa como una hormona modulando el crecimiento y la diferenciación celular de un gran número de tejidos corporales y con una amplia gama de efectos fisiológicos.

La alimentación aporta aproximadamente un 20% de las necesidades diarias, ya que son escasos los alimentos ricos en ella, salvo si la incluyen como suplemento. El aporte depende, pues, de su elaboración en las capas profundas de la piel a partir del impacto de los rayos ultravioletas B solares.

El déficit de vitamina D, bastante común

Existen dos variedades alimentarias naturales: la vitamina D3 (calcifediol) está presente tan sólo en un restringido grupo de alimentos de origen animal (pescados azules), que además son de bajo consumo en general, y la vitamina D2 (ergocalciferol), la forma vegetal. Ambas son transportadas por una proteína específica hasta el hígado, donde sufre una primera transformación. Posteriormente llega al riñón para generar la forma activa de la vitamina D.

Para qué sirve la vitamina DEntre las nuevas funciones que se han descubierto está la de mejorar la estructura muscular, especialmente a edades avanzadas, teniendo un papel inmunomodulador. Además, cabe mencionar la disminución de los accidentes cardiovasculares y del riesgo de ciertos tipos de cáncer. Esto se logra probablemente por mecanismos indirectos al mejorar el curso de diferentes enfermedades crónicas por su actividad antiinflamatoria. También se relaciona con un menor riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas, diabetes e hipertensión arterial.

Diferentes circunstancias incrementan el riesgo de sufrir un déficit, como el color de la piel (mayor cuanto más oscura), la ancianidad (el riñón la elabora con menos eficacia), determinadas enfermedades, consumir ciertos fármacos, el nivel de contaminación atmosférica o el uso de cremas de protección solar que filtran los rayos UVA.

¿Se trata realmente de una vitamina?

En sentido estricto no puede ser considerada una vitamina, ya que el aporte principal no proviene de la ingestión de alimentos, salvo quizá en poblaciones esquimales que consumen mucho pescado azul. El organismo la elabora a partir de los rayos ultravioletas B.

¿Por qué ahora se vigila más su déficit?

Actualmente se conocen muchas funciones nuevas de la vitamina D. Esto ha llevado a un incremento de su detección analítica para prevenir o tratar posibles carencias. En la práctica clínica, se consideran insuficiencia valores inferiores a 30 ng/ml, si bien esa cifra es objeto de debate.

 ¿Cómo previene la descalcificación?

La vitamina D aumenta las concentraciones de calcio y fósforo, favoreciendo la mineralización de la matriz ósea. Sin ella, el calcio de los alimentos no puede pasar a formar parte del hueso. El déficit severo provoca raquitismo en la infancia y osteomalacia en la edad adulta.

¿Por qué es la vitamina del Sol?

Muy pocos alimentos la contienen, El aporte adecuado depende de la acción de los rayos ultravioletas B del sol. Con ellos, un derivado del colesterol (dehidrocolesterol) se transforma en provitamina D. La falta de insolación favorece por tanto su déficit. Las setas la elaboran a partir del ergosterol.

¿Cuántos minutos de sol se precisan al día?

Depende del tipo de piel, la latitud, la estación, la hora y el uso de cremas protectoras. Se puede considerar como valor promedio en verano, 5 minutos de insolación para el cuerpo completo entre las 12 y las 16 horas para pieles muy claras, y 15 para las más oscuras. En invierno esos tiempos se triplican.

¿En qué alimentos se encuentra?

En muy pocos. De forma abundante exclusivamente en los pescados azules y sus derivados (aceite de hígado de pescado). Cantidades menores de vitamina D se hallan en la yema de huevo, carnes, alimentos enriquecidos (leches, yogures, zumos, cereales…) y las setas, incluido el champiñón.

 ¿Es útil tomar suplementos de vitamina D?

Solo procede tomar suplementos si se detecta un déficit. En estos casos, la utilidad de un suplemento no se discute dada su finalidad correctora. Las necesidades diarias son 600 Ul a partir de un año, incluyendo los periodos de embarazo y lactancia, y de 800 Ul para los mayores de 70 años.

Etiquetas:

Escribe Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *