Los Peligros De La Dieta Vegana

La dieta vegana se puede definir como una versión más estricta de la dieta vegetariana. Cuando normalmente un vegetariano acepta y puede consumir huevos, leche e incluso de vez en cuando pescado, un vegano no come nada de origen animal, ya sea de forma directa o indirecta. Aunque esta práctica es muy respetable desde un punto de vista ético, implica riesgos de salud a largo plazo.

¿Cuales son los peligros de la dieta vegana?

Es preferible una alimentación sana antes que nada, y ésta ha de ser equilibrada y variada en colores. En definitiva, hay que comer un poco de todo.

En el caso de la dieta vegana, algunos se encuentran con un problema. Ciertamente, la comida actual en los países más desarrollados es mucho más rica en alimentos de origen animal. Esto tiene un gran impacto sobre el medioambiente y los equilibrios biológicos. Pero, pasar a no ingerir ningún tipo de producto de origen animal es caer en otro exceso y privarse de alimentos que también se requieren para el buen funcionamiento del organismo.

Si los seres humanos son omnívoros por naturaleza, ¿cómo puede llegar a ser equilibrada una dieta que elimina una de las principales fuentes de alimentación natural?

Un riesgo real y conocido

Riesgos de la dieta veganaEn concreto, los riesgos más habituales de una dieta vegana son un déficit de Omega 3, de vitaminas B12 y vitaminas D, calcio y yodo. Claro que se puede tratar de tomar algún suplemento para compensar, pero muchos elementos se asimilan peor en el organismo en forma de complemento que cuando se consumen dentro de un alimento, ya que el proceso de digestión es una cadena complicada donde diferentes enzimas y elementos interactúan los unos sobre los otros.

Asimismo, también se pueden consumir o ingerir frutos secos que contengan Omega 3 e incluir en la dieta diaria las algas, que aportan mucha vitaminas B12. El problema es que las fuentes de esos elementos son muy escasas fuera del reino animal. En el caso de que no se consuman las cantidades necesarias, se aumentara de forma significativa el riesgo de problemas cardíacos.

Etiquetas:

Escribe Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *