Consejos Para Ser Felices

Ser positivos es la clave para ser felices. Quizás el invierno sea una de las épocas en las que nos podamos sentir más desanimados, pero si introducimos unas pequeñas pautas en nuestro día a día podemos conseguirlo.

Consejos Para Ser Felices

Lo lograremos potenciando las endorfinas (también conocidas como hormonas de la felicidad), ya que cuando nuestro cerebro segrega esta sustancia nos sentimos mucho mejor, más contentos y relajados.

La producción de estas endorfinas puede potenciarse mediante la realización de ejercicio, una dieta equilibrada y tener una mentalidad positiva.

3 consejos para ser felices

 Realizar ejercicio

Hay que hacer actividad física a diario, especialmente ejercicios anaeróbicos y al aire libre. Lograremos una producción de endorfinas si combinamos los estiramientos correspondientes y los complementamos con ejercicios de relajación como el tai chi o el yoga.

Lleva una dieta equilibrada

Debemos alimentarnos a base de alimentos ricos en antioxidantes que contengan magnesio, zinc y selenio. En ciertos alimentos se puede fomentar la formación de serotonina, responsable del buen humor y la sensación de placer. El chocolate, la carne o el pescado son ideales para potenciar su producción de manera notoria.

¡Ser positivos!

Alejarnos de pensamientos negativos y pensar en aquello que nos hace felices es fundamental en estos casos. Lo más recomendable es evadirse de cualquier problema o realizar actividades que puedan estimularte, como escuchar música o leer un libro. 

¿Sabes que la piel habla de tus emociones?

Bien es sabido que en momentos de crisis o estados nerviosos sudamos más de lo normal, y nos salen granos o se opaca nuestra piel más fácilmente. Es por eso que se dice que la piel es como un escaparate de nuestras alegrías y tristezas, que al igual que nuestros ojos, nos delata.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de las enfermedades de piel tienen un origen somático. ¿Qué quiere decir somático? Que son causadas por problemas emocionales o psicológicos.

Por otro lado, existe una especialidad que trata las alteraciones de la piel causadas por factores emocionales. Se llama psicodermatología, y en ella el dermatólogo llega a emociones profundas que subyacen detrás del problema, a través de una patología de la piel.

Por ejemplo, a partir de una psoriasis se puede llegar a conocer que la persona que la ha sufrido ha tenido una alteración psicológica fuerte. También la calvicie súbita está relacionada con éstas últimas.

Es más, doctores afirman que si el paciente se aleja de aquellas emociones negativas, muchas enfermedades de piel pueden llegar a mejorar e incluso desaparecer.

Es importante que sepas que la piel se resiente con la ansiedad, la depresión, el miedo, la tristeza, el estrés y el delirio, y estas emociones pueden producir fácilmente problemas como psoriasis, dermatitis alérgicas, alopecia areata, o pigmentación.

Escribe Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *